Rubén Salazar on PBS tonight

1782183_706831476005077_400115468_nI will talk at length later about Ruben Salazar: Man in the Middle“, the documentary examines the life & mysterious death of pioneering journalist, Rubén Salazar, a UTEP graduate.

The documentary will premiere at 9 p.m. EST on PBS.

In the meantime, I am sharing a piece I wrote four years ago when the U.S. Postal Service released a stamp featuring him along with other American journalists that had died while covering stories. Salázar was the only one to have died in United States soil.

This piece was published EN ESPAÑOL in Philadelphia’s Al Día. You can also watch the documentary’s thriller.

Rubén Salazar, periodista latino que rompió barreras

Ruben-Salazar-Stamp-wbDicen que Rubén Salazar no pudo siquiera darle un trago a su cervecita, que un proyectil de gas lacrimógeno en la cabeza lo mató mientras estaba dentro del Silver Dollar Bar de Los Ángeles el 29 de agosto de 1970, después de cubrir una marcha del movimiento Chicano en contra de la guerra de Vietnam.

Él ya sabía que su trabajo como periodista no le agradaba a la Oficina del Sheriff ni al Departamento de Policía de Los Ángeles, como consta en el testimonio de quienes lo conocían.

Y pese a que la investigación del forense dictaminó que Salazar había sido asesinado, nunca hubo un juicio por el homicidio.

Pero su cobertura profesional e incisiva, así como su interés por darle voz a los marginados, fueron factores importantes para que el Servicio Postal de Estados Unidos incluyera a Salazar dentro del reconocimiento que se hizo a finales de abril a cinco periodistas que rompieron barreras durante el siglo XX.

Salazar pasó a la historia como el primer periodista hispano en escribir para un medio de gran influencia nacional: Los Angeles Times.

Su labor resalta cuando se toma en cuenta que lo hizo durante un periodo, finales de la década de 1960 y principios de la de 1970, en el que los México-estadounidenses luchaban por el reconocimiento de sus derechos. Y él era su voz.

“Yo creo que nunca nos recuperamos de la pérdida de Rubén (Salazar)”, dijo Charlie Erickson, editor de Hispanic Link en Washington DC.

En Los Angeles Times este latino se desempeñó como reportero metropolitano, corresponsal de guerra, jefe de la oficina en Ciudad de México y columnista que daba voz al movimiento Chicano entre 1969 y 1970.

Fue durante esos dos últimos años que también fungió como director de noticias del canal hispano KMEX—precursor de la cadena Univisión—, medio para el cual reportó la marcha del Movimiento Chicano en contra de la guerra de Vietnam el día en que fue asesinado.

¿Qué es un chicano?

En una de sus columnas, publicada el 6 de febrero de 1970, el mismo Salazar explica que, “los activistas México-Americanos ostentan la palabra Chicano que se originó en el barrio, como un desafío y una enseña (insignia) de honor”.

A finales de la década de 1960 los estadounidenses de origen mexicano del suroeste del país enfrentaban discriminación y maltrato por parte de las autoridades. Desde su columna y a través del canal de televisión, este latino se enfocó en darle voz a estas comunidades que otros medios dejaban de lado y a reportar los hechos que alimentaban el movimiento.

“Los México-Americanos, a pesar de ser originarios del suroeste, se encuentran en el escalón más bajo en el nivel escolar, económico, social y político. Los chicanos se sienten engañados. Quieren realizar el cambio. Ahora”, escribió Salazar en la columna mencionada.

Fue durante ese tiempo que la policía comenzó a hostigar a Salazar por su cobertura, como recordó Erickson, quien en aquel entonces trabajaba para la Comisión Nacional para los Derechos Civiles en el Suroeste del país.

“Él tenía cierto miedo de la policía. Estaba seguro de que lo seguían”, dijo. “Sabíamos ya que la policía había acudido a sus jefes exigiendo que lo despidieran”.

Erickson reconoció que nunca “nos imaginamos que lo iban a matar”.

De acuerdo con Raúl Ruiz, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de California en Northridge (CSUN), el día de la marcha todo iba en calma hasta que la policía y el sheriff de Los Ángeles comenzaron a agredir a los manifestantes.

Poco después del disturbio, Salazar y su equipo caminaron al Silver Dollar Bar mientras que Ruiz, que en aquel entonces era reportero del periódico del movimiento chicano “La voz de Aztlán”, se quedó afuera de dicho lugar.

“Nosotros no sabíamos que Rubén (Salazar) estaba adentro de la cantinita”, dijo. “Sólo vimos que los sheriffes (sic) comenzaron a rodear el bar que porque había un hombre armado adentro. Pero no pudo haber sido posible que una persona, un mexicano, hubiera traído un arma en medio de todo eso”.

“Dos hombres salieron del lugar pero los sheriffes (sic) les dijeron que se metieran y poco después comenzaron disparar. Nosotros tomamos un par de fotografías de cuando ellos estaban llegando”, recordó Ruiz.

La versión oficial de los hechos indicaba que Salazar había muerto por el disparo de un francotirador callejero.

Pero cuando fueron reveladas las fotografías que Ruiz tomó a las afueras del bar, y aunadas a las versiones de testigos que distaban mucho de lo que había reportado la Policía, la agencia del orden cambió la versión.

Un sheriff, de nombre Thomas Wilson, aceptó haber disparado, a quemarropa, un proyectil de gas lacrimógeno al interior del Silver Dollar Bar, donde Salazar y su equipo hicieron una parada antes de dirigirse a su lugar de trabajo.

Uno de los recuentos periodísticos de la época, escrito por Hunter S. Thompson, indica que la oficina del forense inició una investigación que, en voto dividido, determinó que la muerte había ocurrido a manos de otra persona: Un homicidio.

Sin embargo, según el reportero, el Procurador de Distrito dictaminó que no había causa criminal para iniciar un proceso penal: Nadie era responsable de su muerte.

“Fue impactante que hubieran matado a Rubén”, dijo Ken Flynn, reportero de El Paso Herald Post, periódico en el que Salazar inició su carrera. “Él siempre se caracterizó por ser intrépido y muy profesional en su trabajo”.

Flynn y Salazar convivieron muy poco durante los años de este último en el Herald Post. Sin embargo, fue durante sus visitas subsecuentes a El Paso, Texas, que ambos comenzaron su amistad.

Para su hija, Lisa Salazar, quien tenía 9 años cuando su padre murió, es honroso saber que aún se recuerda la memoria de su padre a casi 40 años de su asesinato.

“Me da mucho orgullo saber que haya sido honrado junto con otros cuatro periodistas estadounidenses por su labor periodística”, dijo. “Ahora veo que mucha gente lo está conociendo, su legado se está extendiendo, y veo que hay un nuevo interés en sus artículos que aún son relevantes hoy mismo”.

Los otros cuatro periodistas homenajeados fueron Martha Gellhorn, corresponsal durante la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam; George Polkn, periodista radial que reportó sobre el conflicto en las islas griegas que siguió a la Segunda Guerra Mundial; John Hersey, quien documentó los los efectos de la bomba atómica con que Estados Unidos atacó Hiroshima, Japón, y Eric Sevareid, comentarista y reportero que influyó a generaciones de periodistas en Estados Unidos.

About Gustavo Martínez Contreras

was born in Texas, brewed in Mexico City, seasoned in the Mexico-United States border, aged walking the streets of Philadelphia. He had a short-lived stint eating grits, fried chicken, and peaches in Atlanta. He later became a béisbol writer for El Diario de Nueva York. He has written about immigrant communities in English, Spanish, and some Spanglish. Although he does not have a shelf full of awards, Gustavo has received thank you notes and hugs from people who have trusted him with their stories. His work has appeared in Voices of New York, El Diario/La Prensa, Dallas’ Al Día, The Philadelphia Public School Notebook, Philadelphia Weekly, Radio Bilingüe, Latina Lista, Spot.us, among others. He is currently pursuing a master's degree at the CUNY Graduate School of Journalism.
This entry was posted in Latino issues, politica, politics, Race, Social Justice and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s