Crimen y olvido en el salón de la fama

Craig Biggio deberá esperar para ingresar al salón de la fama del béisbol.

Craig Biggio deberá esperar para ingresar al salón de la fama del béisbol.

Publicado en Ludens Offside

Craig Biggio fue injustamente castigado por la justicia que cayó este 9 de enero sobre el grupo de peloteros nominados a entrar al salón de la fama del béisbol. El eterno segunda base de los Astros de Houston se quedó a 39 votos de ser electo en su primer año en la planilla.

Esto no quiere decir que Biggio ya no tendrá otra oportunidad de ser incluído entre los inmortales de la pelota caliente. Pero sí quiere decir que hubo quienes lo incluyen en una camada de jugadores innombrables por su consumo de esteroides porque al final Roger Clemens recibió 37.6 por ciento de los votos, Barry Bonds 36.2 y Sammy Sosa 12.5. Es decir que sí hubo quienes los consideraron merecedores a la inmortalidad.

Pero Biggio es pelota aparte. Hablar de él, es hacer referencia a un hombre que en 20 años con Houston pegó 3,060 hits, robó 400 bases e impulsó 1,175 carreras. Además, Biggio es el primer pelotero en ser All-Star en dos posiciones diferentes; sus logros en la gran carpa también incluyen las siete veces que fue parte del equipo de estrellas, los cuatro guantes de oro que ganó o los cinco reconocimientos por su aporte ofensivo como segunda base. Biggio también recibió el premio Roberto Clemente por ser un ejemplo dentro y fuera del campo de juego. Y todo esto lo hizo sin esteroides.

Pero pareciera que la asociación de escritores no se acuerda de eso. Lo que sí recordaron fue castigar a Bonds, Sosa y Clemens, los rostros de la época de los esteroides en las Grandes Ligas.Pero al hacer esto, quienes votaron se olvidan de la historia que se guarda precisamente en el recinto de Cooperstown, Nueva York.

En el salón de la fama hay racistas (Ty Cobb), alcohólicos (Babe Ruth), ajustadores de partidos (Ty Cobb y Tris Speaker) y traficantes de drogas (Orlando Cepeda).

No es sólo por esto que resulta hipócrita castigar a quienes consumieron esteroides. La liga es cómplice de lo que a ellos se les acusa, y además es quien más se benefició del espectáculo que brindaron los días en que era fácil batear arriba de 60 cuadrangulares.

Fueron precisamente esos días los que salvaron a unas Ligas Mayores que se encontraban en plena decadencia. Gracias a esos días también el juego de pelota es actualmente uno de los deportes que más estadios llena. Y de eso nadie se quiere acordar.

About Gustavo Martínez Contreras

was born in Texas, brewed in Mexico City, seasoned in the Mexico-United States border, aged walking the streets of Philadelphia. He had a short-lived stint eating grits, fried chicken, and peaches in Atlanta. He later became a béisbol writer for El Diario de Nueva York. He has written about immigrant communities in English, Spanish, and some Spanglish. Although he does not have a shelf full of awards, Gustavo has received thank you notes and hugs from people who have trusted him with their stories. His work has appeared in Voices of New York, El Diario/La Prensa, Dallas’ Al Día, The Philadelphia Public School Notebook, Philadelphia Weekly, Radio Bilingüe, Latina Lista, Spot.us, among others. He is currently pursuing a master's degree at the CUNY Graduate School of Journalism.
This entry was posted in baseball, béisbol, Comentario, deporte, MLB, sports, Uncategorized and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s