Updated: Quiere ver a su hijo por última vez

Update:

El pequeño Damien Lopez murió en un incendio en el que pedieron la vida otros dos niños y un adulto en Shenandoah, Pensilvania.

A Mexican man will be finally able to travel to his 10-year-old son’s burial in Pennsylvania after immigration officials granted his request for humanitarian permission to enter the United States, according to a Facebook message from a representative of the law office representing him.

Fildemar Merlos López has been stranded near Nuevo Laredo, Mexico, for the past days after Customs and Border Protection officials denied his request for humanitarian permission to enter the country.

He travelled there soon after he found out that his son, Demian López, 10, had died in the March 27 fire along his two cousins and his aunt in Shenandoah, Penn.

Merlos Lopez had been in Mexico for the last three years while his application for legal status after marrying Danielle Lopez, an American citizen. Demian is Lopez’ son from a previous marriage.

After 15 years of living in Frackville, Penn., Lopez was detained for a traffic violation and wound up under Immigration and Customs Enforcement’ custody.

Lopez would later sign his voluntary departure and applied for resident status once he arrived in Mexico City.

“My son would ask me why I was away, but I never told him. I wanted to wait for him to grow up so he could really understand the reason why I had to go away”, Lopez told blog Mojado Citizen.

Lopez was on his way to the border early Sunday.

First published March 30.

Un mexicano asegura que autoridades migratorias le negaron una visa humanitaria para acudir al entierro de su hijo de 10 años que murió esta semana en un incendio en Pensilvania.

En entrevista telefónoica, Fidelmar López explicó cómo se encuentra al no saber si las autoridades le otorgarán la visa humanitaria.

Fildemar Merlos López quiere que las autoridades consideren su caso y le otorguen la visa humanitaria para ir al entierro de su hijo Damien Lopez, a quien sujeta en esta foto.

“Estoy muy nervioso; como que siento que me quiero volver loco”, dijo. “Ni duermo de pensar en cómo le voy hacer porque quiero estar con él. Entiendo que ya no lo voy a ver, pero quiero estar en su sepultura”.

Con poco tiempo

El funeral está planeado para este lunes, y el entierro se agendó para el día siguiente.

Por eso la premura del tiempo se suma a las presiones que enfrenta López, quien viajó desde su residencia en el Estado de México hasta la frontera en Laredo para pedir que le dejen ir al funeral de su hijo.

“Quiero que entiendan que estoy haciendo todo legal, porque no me quiero ir de ‘mojado’”, dijo. “Si yo quisiera ya lo hubiera hecho, pero no lo hago porque aún tengo allá otro hijo de cuatro años por el que tendré que ver cuando me den mis papeles”.

Han sido ya dos veces las que López ha ido hasta los puntos de revisión migratorios entre Nuevo Laredo, México, y Laredo, Texas.

“Yo les he pedido que entiendan la situación por la que estoy pasando pero en vez de eso siento que me tratan como a un delincuente”, declaró.

Retorno voluntario

Luego de pasar poco más de 15 años en Frackville, pueblo en el Noreste de Pensilvania, López regresó a México, donde se encuentra desde hace tres años a la espera de que finalice el trámite que le permita estar de manera legal en el país.

Su salida, explicó, ocurrió luego de que un policía lo detuviera por una infracción de tránsito y luego lo pusiera a disposición de autoridades migratorias.

“Un juez me dijo que la mejor opción era que yo saliera del país y solicitara un perdón para volver que pudiera regularizar mi estatus”, comentó.

La negativa

Su abogada, Elizabeth Surin, dijo que a su cliente se le negó la visa humanitaria porque él no contaba con la custodia legal de su hijo al momento de su muerte.

“Le explicamos a los agentes de Migración y Protección Fronteriza que nuestro cliente estaba incapacitado de obtener la custodia legal por la simple razón de que él, el padre, tuvo que abandonar el país de según mandan las leyes migratorias para luego regresar legalmente. Así que si no está presente en el país, no se le puede dar la custodia legal hasta que regrese”, detalló la abogada.

La última llamada

Flores habló por última vez con Damien el viernes pasado. Como siempre, dijo, su hijo le preguntó cuándo volvería a Pensilvania.

“Me preguntó por qué no había estado en su cumpleaños y me preguntó que si estaría con el para navidad”, dijo. “Yo le dije que sí, aunque no sé parUn mexicano asegura que autoridades migratorias le negaron una visa humanitaria para acudir al entierro de su hijo de 10 años que murió esta semana en un incendio en Pensilvania.

En entrevista telefónoica, Fidelmar López explicó cómo se encuentra al no saber si las autoridades le otorgarán la visa humanitaria.

“Estoy muy nervioso; como que siento que me quiero volver loco”, dijo. “Ni duermo de pensar en cómo le voy hacer porque quiero estar con él. Entiendo que ya no lo voy a ver, pero quiero estar en su sepultura”.

Con poco tiempo

El funeral está planeado para este lunes, y el entierro se agendó para el día siguiente.

Por eso la premura del tiempo se suma a las presiones que enfrenta López, quien viajó desde su residencia en el Estado de México hasta la frontera en Laredo para pedir que le dejen ir al funeral de su hijo.

“Quiero que entiendan que estoy haciendo todo legal, porque no me quiero ir de ‘mojado’”, dijo. “Si yo quisiera ya lo hubiera hecho, pero no lo hago porque aún tengo allá otro hijo de cuatro años por el que tendré que ver cuando me den mis papeles”.

Han sido ya dos veces las que López ha ido hasta los puntos de revisión migratorios entre Nuevo Laredo, México, y Laredo, Texas.

“Yo les he pedido que entiendan la situación por la que estoy pasando pero en vez de eso siento que me tratan como a un delincuente”, declaró.

Retorno voluntario

Luego de pasar poco más de 15 años en Frackville, pueblo en el Noreste de Pensilvania, López regresó a México, donde se encuentra desde hace tres años a la espera de que finalice el trámite que le permita estar de manera legal en el país.

Su salida, explicó, ocurrió luego de que un policía lo detuviera por una infracción de tránsito y luego lo pusiera a disposición de autoridades migratorias.

“Un juez me dijo que la mejor opción era que yo saliera del país y solicitara un perdón para volver que pudiera regularizar mi estatus”, comentó.

La negativa

Su abogada, Elizabeth Surin, dijo que a su cliente se le negó la visa humanitaria porque él no contaba con la custodia legal de su hijo al momento de su muerte.

“Le explicamos a los agentes de Migración y Protección Fronteriza que nuestro cliente estaba incapacitado de obtener la custodia legal por la simple razón de que él, el padre, tuvo que abandonar el país de según mandan las leyes migratorias para luego regresar legalmente. Así que si no está presente en el país, no se le puede dar la custodia legal hasta que regrese”, detalló la abogada.

La última llamada

Flores habló por última vez con Damien el viernes pasado. Como siempre, dijo, su hijo le preguntó cuándo volvería a Pensilvania.

“Me preguntó por qué no había estado en su cumpleaños y me preguntó que si estaría con el para navidad”, dijo. “Yo le dije que sí, aunque no sé para cuando me van a resolver lo de mis papeles”.
a cuando me van a resolver lo de mis papeles”.

About Gustavo Martínez Contreras

was born in Texas, brewed in Mexico City, seasoned in the Mexico-United States border, aged walking the streets of Philadelphia. He had a short-lived stint eating grits, fried chicken, and peaches in Atlanta. He later became a béisbol writer for El Diario de Nueva York. He has written about immigrant communities in English, Spanish, and some Spanglish. Although he does not have a shelf full of awards, Gustavo has received thank you notes and hugs from people who have trusted him with their stories. His work has appeared in Voices of New York, El Diario/La Prensa, Dallas’ Al Día, The Philadelphia Public School Notebook, Philadelphia Weekly, Radio Bilingüe, Latina Lista, Spot.us, among others. He is currently pursuing a master's degree at the CUNY Graduate School of Journalism.
This entry was posted in Immigration, Latino issues, migración, Pennsylvania, Shenandoah, Social Justice. Bookmark the permalink.

One Response to Updated: Quiere ver a su hijo por última vez

  1. Pingback: What “Standing in the Back of the Line” Looks Like | Mothertalkers

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s